28 de agosto de 2007

¿Por qué a ti no te dan una columna en el periódico?

¿Estás estudiando Ciencias de la Comunicación, Ciencia Política, Economía, Filosofía, Sociología, Letras?.... entonces lee y llora. Esta vieja tiene una columna y tú no. Recomiendo tomarlo con humor; después de todo, un mundo donde un escrito así tiene suficiente público merece irse derechito al infierno. Si esto no prueba la decadencia de occidente, me rindo.

Kitzia dice...
Kitzia Nin Poniatowska (¿tendrá que ver con cierta intelectual orgánica de la resistencia?)
El Universal, 28 de agosto de 2007


De regreso a mi México

Estamos en Amsterdam por último día y optamos por conocer más de esta espectacular ciudad. Yo la llamaría la “Venecia de Oeste” por sus enormes similitudes con la italiana. (Nótese la amplia cultura que se requiere para ponerle a una ciudad La Venecia de. Tal derroche de originalidad no se veía desde la creación de RBD)

Entre ellas sus grandes canales, y arquitectura característica, sus innumerables puentes que conectan a los distintos barrios.

No muy lejos de nuestro hotel, el Amstel, y después de haber desayunado con nuestra anfitriona Sabrina Schouw, en la Rive, el famoso restaurante del hotel, decidimos caminar a la “sucursal” del Hermitage. (Cuando vayas a ciudades como Amsterdam, no olvides que toda persona de correctos modales debe tener prioridades. El orden adecuado, para todos los silvestres allá afuera es: Me hospedé en_____, Vi a______. Si después de eso tuviste tiempo para museos y onditas así, menciónalo para que tu interlocutor sepa que bajo tu exterior refinado hay una persona amante de la cultura, literatura y todo eso.)

Se exhibe una muestra de Art Nouveau en Rusia bajo el reinado zarista de Nicolás y Alexandra, quienes tenían una especial apreciación por ese estilo decorativo y arquitectónico. Seguimos nuestro recorrido bordeando el canal Amstel hasta desviarnos al Parque Natura Artis Magistra, donde se concentran planetario, museo geológico y acuario, todo en un espectacular bosque con lago. (Nótese la habilidad para poner adjetivos: cualquier bosque puede ser calmo, frondoso, radiante, silencioso, profundo... pero espectacular, sólo éste y los conciertos de Luis Miguel) (y nótese la pretensión del bloguero, que tampoco es un Sabines de los adjetivos)

El Palacio Real de la dinastía Orange Nassau, reyes de los Países Bajos, se encuentra del lado opuesto sobre el Singelgracht, así que le insistí al Yeti (mi esposo, que no es tan abominable ni tan gélido como la versión Himalaya, pero me gusta molestarlo), y visitamos este espectacular Palacio. (Si es un yeti no abominable ni gélido, estamos hablando de Pie Grande. O sea.)

No muy lejos de aquí, pero en otra dirección sobre el Prinsengracht (gracht, en holandés, quiere decir canal) —que fue el primero construido como afluente del Amstel para facilitar el acceso y desarrollo de la ciudad de Amsterdam en los 1600— podemos observar las magníficas fachadas cuyos blasones, emblemas y demás decoraciones indican el oficio, estatus y lugar de origen del dueño. (Porque supongo que ustedes, bola de nacos, no hablan amsterdamiano. Cfr. Polo Polo, El león de melena negra)

Sobre este mismo canal se encuentra la casa de Anna Frank, hoy convertida en museo. De los 80 mil habitantes hebreos que había en Amsterdam antes de la Segunda Guerra Mundial, sólo regresaron unos 8 mil.

Nos saltamos el Museo de Hash Marihuana y los famosos “Coffee shops”, donde uno se puede echar un churro de mota sin mayor problema, y optamos por regresar al Amstel y cenar aquí. Hoy es nuestro último día antes de regresar a casa. (Nótese la pretendida superioridad moral con que la niña ésta menciona lo que no hizo, para recordarnos que hay niveles. Chale. Si es como ir a Oaxaca y no comer mole. ¿Quién es el pendejo ahora?)

No sé por qué, en este momento, recuerdo con mucha nostalgia la primera vez que viajé a Europa (hace algunas lunas ya). Mi papá, siempre consentidor, rayando en la extravagancia, decidió que mi primer viaje a Europa debería ser a todo lujo, así que a los 16 años me fui en primera clase a Amsterdam para luego llegar a París, donde me reuniría con mamá. (...)

El aeropuerto de Schiphol parece más bien un centro comercial con gran oferta y variedad de productos de lujo. Lo que me resulta increíble (y créanme que entiendo las medidas de seguridad implementadas tras los atentandos del 11 de septiembre de 2001) que todo mi necessaire para un viaje de 11 horas se vaya derechito a la basura, mientras que el vecino de enfrente compra suficiente vodka para emborrachar a todo el Ejército Blanco Zarista y no le dicen absolutamente nada. Me tardé más de una hora en que se me bajara el berrinche pero al final, y ya encarrilada rumbo a casa, me relajo. Extraño a mis niños, extraño a México. (A ver:
1) El chupe no se tira. Nunca. JAMÁS. Está escrito con letras doradas entre las leyes que Dios grabó más allá del tiempo 2)El Ejército Blanco Zarista (seguramente hubo más de un ejército blanco en la historia rusa, con tanta nieve en Siberia y así. Por lo tanto, se agradece la aclaración) está compuesto por cosacos. ¿Debo explicar el origen de la frase "beber como cosaco" a alguien que cree que el vodka que cabe en una maleta basta para emborrachar a un ejército?)

Nos acomodamos en la parte superior del jumbo Boeing 747-400 con sólo 24 lugares. Aprendí que las Aerolíneas Reales Danesas hicieron su primer vuelo en 1920 de Londres a Amsterdam, en una aeronave alquilada modelo De Havilland.

Luego de 11 horas de vuelo y antes de comenzar el descenso de pasajeros, nos traen unas charolitas con las típicas casitas danesas de porcelana Delft. ¡Qué predicamento!, ¿cuál debo escoger? La tarea se vuelve aún más compleja cuando me muestran el catalogo de los 87 modelos disponibles: de tin marín, de do pingüe. Cúcara mácara títere fue. Espero no haber errado y llegar a casa con modelos repetidos para las pequeñas delfinas. (Conmovedor. Son problemas como éste los que hacen que veamos el mundo en perspectiva. La próxima vez que te quedes sin trabajo o veas niños sin comer en la calle, recuerda que no conoces el sufrimiento. ¿Acaso tú serías capaz de decidir entre 87 modelos de muñequitas? La probabilidad de llevar una repetida, si esta mujer tiene cuatro hijas, sería de 4/87. Aterrador.)

----
Propongo iniciar un meme. Copia la columna y añade tus comentarios al final de cada párrafo que lo amerite. Enfócate en que ella tiene columna y tú no.

3 comentarios:

emmanuel dijo...

¿Neta, esta columna se publica? :S

Olvídate del memo, ¿Para qué le das eco a algo así?

Simplemente diviértete y date cuenta que todo es parte de un enorme tráfico de influencias. ;D

Vale, pues hay otros textos que me esperan.

Por cierto, sí era mejor tu foto anterior. ¿Por qué te empeñaste en resaltarte los cachetes en esta?

Cuídate, y... no descuides a Paulina, dice que ya casi no le haces caso.

l. j. dijo...

tsssssssssssssssssssssssssss

PaoValdivieso dijo...

que feo caso Porcierto, de verdad que feo, pero asi es esto de la artistiada jaja