14 de septiembre de 2009

Revuélcate en tu tumba, Hidalgo

No entiendo por qué festejamos el bicentenario. Los mexicanos del siglo XIX tenían grandes esperanzas para este país. Pensaron que con la libertad vendrían grandes cosas, tenían proyectos bellísimos para el flamante México.

Luego vino 1848*. Cuando pasó todo, la nueva generación publicó otras grandes esperanzas sobre el futuro de México. Tanto así, que en tiempos de Porfirio Díaz hubo muchos que pensaron que ya la habíamos hecho. Con la triste lección aprendida, lo único que quedaba adelante era un futuro prometedor.

Don Porfirio creyó que le tenía bien tomada la medida a los mexicanos, pero había tanto descontento que hasta un espiritista pudo hacerse con el poder.

Vino otra generación de mexicanos que, otra vez, plasmó en papel sus sueños. Dijo que los mexicanos tendrían salud. Educación. Trabajo. Que en el futuro no habría más desigualdad. Que ya, ahora sí, era hora de convertirnos en quienes habíamos soñado.

Sí, claro.

Somos 200 años de esperanzas frustradas. Somos el país del "ya merito" y del "chin, ni modo", pero sobre todo somos el país del "total, hay que echar desmadre". Festejar 200 años de existencia es... festejar 200 años de existencia. México no ha logrado nada. No sé si estemos mejor o peor que hace 200 años, pero estoy seguro de que nuestros ancestros llevan 200 años deseando cosas para México y nunca las hemos llevado a la práctica.

200 años después queda medio país. Con más pobres. Hasta con menos ricos. Yo no festejo. Yo quisiera que alguien con más alcance dijera "deténganse, dejémonos de mamadas y vamos a ponernos a trabajar. México es un fantástico castillo en el aire. Pero nosotros estamos en la tierra y vivimos en una casucha destartalada."

Eso soñé el otro día, mientras esperaba en el tránsito provocado por una manifestación. Pero qué hueva hacer algo, la verdad.

*O sea la guerra con los gringos, en las que perdimos medio país. Fue como cuando nos ganaron en el Mundial de Corea, pero MUCHO más culero. Aunque, como no nos tocó sufrirlo, quizá de cierta forma es menos gacho.

8 comentarios:

Ashanty dijo...

Siempre le tengo cariño a los textos con finales paradójicos.

Qué bien es tenerte por aquí de vez en cuando, ojalá la tesis te deje venir más seguido.

Y pues como diría P. Juvera "Razones para dar de gritos hay muchas. Para festejar, no tantas."

Saludos.

Lenna dijo...

Bueno, la verdad es que tienes toda la razón del mundo. Un día yo soñé que mi maestra maldita de geografía de la preparatoria me reprobaba por no saber dibujar bien a México, me decía ¿Dónde está Nuevo México?¿Arizona? Tienes cero. Pero yo le objetaba diciendo: Maestra ¿No ha despertado?

aaaaah los sueños.

Un abrazo mi estimado.

aDih dijo...

jaja bueno, al menos hay realismo en tus palabras. Es que en realidad México es un país mal gobernado, lo frustrante es que México no avanza debido a la falta de honradez no a la falta de capacidad, ya que hay personas con la inteligencia para llevar el país pero obviamente esas personas no son las que nos gobiernan, hace un momento estaba leyendo “el sueño de un mexicano” y lo llamo así por que el chico en cuestión hablaba de la posibilidad de que México se convirtiera en unas cuantas generaciones más en un país de primer mundo, lo cual a mí en lo personal me resulta casi imposible de imaginar y no porque no se pueda si no porque nuestra cultura nos ha metido en la cabeza una actitud “confort” en la que nadie quiere batallar (como tú ya lo mencionas) y para lograr convertir a México en un país de primer mundo sería necesario enfocarnos en la educación de las nuevas generaciones (las que van peor cada vez) y trabajar arduamente y con constancia. jaja no nos queda más que seguir soñando.

saludOs lindO

Pandy dijo...

O sea la guerra con los gringos, en las que perdimos medio país. Fue como cuando nos ganaron en el Mundial de Corea, pero MUCHO más culero. Aunque, como no nos tocó sufrirlo, quizá de cierta forma es menos gacho.

hahaha wow!

Pandy dijo...

You know, like i feel identified with what you said, and it made me smile and i agree completely but... then now i have this weird feeling like if i should do something and i dont know what. Kinda sad.

finísima persona dijo...

pequeña (y pretenciosa) corrección.

los mexicanos del siglo XIX que tenían esperanzas eran hijos de españoles.
so fuck it, todo ha sido un engaño desde el principio

Esponjita dijo...

Tienes un pequeño problema de perspectiva (causante del 90% de las tragedias que estás enumerando):
Este país no es una entidad metafísica que no ha logrado realizarse. NO. ¿qué querría decier eso? ¿los indios zacapoaxtlas que lucharon durante la intervención francesa tenían una peregrina idea de ese México metafísico sin la mitad de su territorio, del que hablas? Lo dudo.

Este país se hizo un algo a partir de la Revolución. Para bien y para mal. Y no es que sea una casucha abandonada (¿quieres ver una casucha abandonada?: cruza la frontera de Guatemala).
No. Este país se está yendo a la chingada: era algo que está dejando de ser. Eso es MUY diferente a esa historia derrotista que nos cuentas. Que desespera porque México no a alcanzado el "fin de la historia" (como, supongo, supones que Europa o los gringos sí, ¿no? ¿me equivoco?)
No. La cosa no es así. Había algo que ahora se está yendo a la chingada.
Y como nos da hueva abrir los libros de historia, cuando el SME cierra las calles y caemos dentro del tráfico mentamos madres, y no tenemos idea de QUÉ se está yendo a la chingada.
Cuando la gente de Ciudad Juárez sale a protestar a la calle... ¿qué piden? ¿así de la nada empezó a pasar todo? ¿tú crees, neto, que ellos están con ansia esperando el momento de "echar desmadre"?
¿y la gente de Michoacán? ¿y en Chiapas? ¿quiénes están nomás esperando el momento de echar desmadre? ¿quién? Mucha tele...
¿quién chingados está nomás esperando el momento de "echar desmadre"?

Apágale a la tele. Quizás así te darás cuenta de que no somos un puñado de gente mal hecha tratando de echar desmadre.
(y que la historia es mucho más complicada)

Luis Frost dijo...

¿qué es entonces eso que éramos y se está desmoronando?

la perspectiva no es problema, porque es imposible ver la realidad social sin una perspectiva.

concebimos un país diferente. para ti méxico son los indios zacapoaxtlas, para mí son los generales y los indios zacapoaxtlas. sólo que en ese binomio, son los generales y los presidentes los que ponen el rumbo. los demás sólo los siguen. para bien y para mal.

cuando yo analizo un problema social (y querer analizar TODA la historia de méxico en una página es ciertamente una estupidez metodológica, debo concedértelo) veo a los grupos sociales en conflicto. y cada grupo tiene no sólo una "base material", sino un proyecto. cuando la revolución,no sólo eran personas las que se agarraron a balazos, también proyectos. el país que quería madero no es igual al que quería villa o al que quería calles.

los proyectos de nación NO son entidades metafísicas, son expresiones de segmentos (¿clases? ¿culturas? ¿grupos? ¿estamentos?) distintos de la sociedad. de aquellos que tienen suficiente poder para pretender imponer su visión.

para ti sólo es válido el proyecto que nació de la revolución, pero para mí no hay uno más justo que los otros.

no me interesa alcanzar el fin de la historia. me intriga saber cómo es que todos y cada uno de los proyectos de nación se ha ido al carajo.

y el cierre era sólo sarcasmo. también lo del futbol. casi no veo tele y creo en la provocación como forma de fomentar la reflexión.

no pretendía hacer un análisis; sólo escribir algo sincero. no lo "preparé" en serio, así que ahora que lo mencionas, seguro sólo vomité mis prejuicios ideológicos. velo como una fotografía de los prejuicios de cierta clase de mexicanos.

sobre lo de "echar desmadre"... qué feo se ve ese "somos". es el encanto de la ilusión de universalidad, supongo.

porque lo que es muy interesante es que antes de ti todos estuvieran de acuerdo conmigo. una amiga mía, más preparada que yo para estas cosas, te diría que por eso somos el enemigo. chale.